Convierte tu sala en un sitio con personalidad


Los sofás son elementos indispensables en la decoración de la sala. Además de ser protagonistas en la creación de ambientes. Pensar en la sala de un hogar, es pensar en un espacio social por excelencia. Es el lugar de la casa en el que más tiempo pasamos y por eso uno de los más importantes.


Normalmente en la sala vemos la tele, celebramos reuniones, escuchamos música, dormimos la siesta e incluso en ocasiones comemos o trabajamos. Por tal motivo, es importante que pongamos suficiente atención en ella, creando una atmósfera cálida y agradable en este espacio en el que compartimos diversas actividades.


Se dice que en la decoración de una casa se refleja la personalidad de quien la habita, por lo que ésta sirve como carta de presentación.

Lo más importante en la decoración de salas de estar, es que ésta sea acogedora, que tenga buena iluminación y elegancia, por lo que se recomienda:

  • Ser mesurado con los colores, por ejemplo se puede optar por el blanco que es neutro y siempre resulta elegante, a la vez que multiplica la iluminación del ambiente.

  • Es preferible emplear colores claros, que además de luminosos, tienen incidencia positiva en el estado de ánimo. En lo posible evitaremos los colores fríos, que puedan percibirse como hostiles o generen incomodidad.

  • Como primer paso, hay que elegir un estilo decorativo para orientarnos en la búsqueda. Procure que sea acorde con la arquitectura de la casa y el que más se adapte a sus necesidades y presupuesto.

  • Al elegir los objetos decorativos hay que tomar en cuenta los materiales, colores, funcionalidad y el tamaño.

  • El espacio disponible es un factor clave del que depende la elección de los muebles y de las actividades que podemos realizar.

  • Actualmente en la mayoría de las casas o departamentos los espacios son muy reducidos, por lo que es difícil ubicar una sala de tres piezas y grandes complementos. Sin embargo, las opciones son muchas y estas cada día se adaptan mejor a las necesidades de cada persona.

  • Es recomendable una iluminación suave en general.

  • Según sea la forma de la lámpara y su forma de arrojar la luz, se clasifican en directas, indirectas y mixtas. Por ejemplo, una lámpara de escritorio da luz directa sobre la zona de trabajo, mientras que un aplique mixto de pared puede iluminar indirectamente el techo y directamente el suelo.

Un reflector dirigido al techo, sobre todo si es blanco, refleja una luz general indirecta y ayuda a ahorrar energía.


Muebles básicos que integran una sala:

  • Sofás, sillones, butacas o puffs, en un número que dependerá de lo que el espacio nos permita.

  • Mesa de centro.

  • Centro de entretenimiento, que como una pieza única o una composición modular, puede ocupar una pared casi por completo, sirviendo además para colocar libros y adornos o guardar objetos.

  • Muebles auxiliares como pequeñas mesas a los lados de los sofás, etc.

Antes de comprar un sofá, tenga en cuenta factores como:

  1. La presencia de niños y mascotas es determinante para la elección de materiales. Optar por textiles de colores oscuros o sufridos, si son claros y manchadizos procura que sean fáciles de limpiar. Una buena opción es la piel, ya que puede soportar el alto tránsito y es más fácil de limpiar.

  2. Salón donde se va a ubicar. El tamaño también es importante a la hora de comprar sofá. Asegúrese de que tiene suficiente espacio seleccionándolos ya sea de dos o tres plazas, o aquellos esquineros que aprovechan el espacio.

  3. Observe la facilidad de lavado si elige un sofá tapizado en tela, o la elegancia y comodidad que proporciona el cuero.

  4. En la selección del color, tenga en cuenta que los tonos fríos agrandan visualmente el espacio y los colores cálidos (rojos, naranjas...) crean un ambiente informal y más moderno.

  5. En el caso de los cojines, deben tener tonalidades afines con el sofá. Estos son ideales para cambiar continuamente de ambiente en nuestra sala.

  6. Para crear protagonismo en cualquier decoración se recomienda crear un punto focal dentro de la misma, es decir un elemento a destacar dentro del espacio, pues este será el punto de partida visualmente hablando para crear un recorrido armónico al ojo humano.

Estos son algunos ejemplos de puntos focales clásicos:

  • Arquitectónicos: una chimenea o una enorme ventana con una bonita vista.

  • Muebles: un piano, una gran armario, un sistema de audio importante, una biblioteca, un mueble antiguo.

  • Decorativos: un cuadro grande, una bonita alfombra, un grupo importante de esculturas o arte.

  • A la hora de distribuir los muebles es recomendable:

  • Identifica los caminos y pasarelas que se usan para circular y mantenlos libres

  • Si es una sala grande divídela en varios espacios de actividades

  • No creas que todas las piezas grandes tienen que tener la espalda contra la pared

  • No bloquees las puertas o ventanas, éstas deben ser fáciles de abrir o cerrar

  • Asegúrate que las sillas o sillones estés lo suficientemente cerca como para mantener una cómoda conversación

  • Es probable que tengas muebles de más, por lo tanto no te fuerces a ubicar todos, si es necesario descartar algunos.

  • Si tienes vitrinas o repisas, trata de evitar saturarlas. Ilumina las piezas inusuales y llamativas, y recuerda que tienen un mayor impacto si agrupas algunos objetos relacionados.

Fuente: http://www.tusmetros.com

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo