Decoración de paredes: La pintura


A veces, darle un nuevo estilo a nuestro hogar es tan sencillo como decorar las paredes de éste. Hay muchas opciones para vestir nuestras paredes… colocar vinilos, revestimientos de cerámica, mosaicos, gigantologías digitales, cuadros, paneles, papel… y, obviamente, pintarlas.


La pintura es, desde siempre, la manera más habitual de darle vida a ciertas superficies de la casa. Un cambio de aires que, además, nos ayudará a agrandar el espacio, a darle más luz, más profundidad, dividir ambientes, destacar determinados objetos, dar un aspecto envejecido, clásico o vanguardista a una estancia, hacerla neutra o acogedora y, cómo no, decorarla.

Para conseguir el resultado buscado, deberemos tener en cuenta el color, la técnica utilizada y, claro está, la imaginación de cada uno a la hora de personalizarlas.

Los colores

Dependiendo de cuál sea nuestro objetivo en la estancia, elegiremos unos colores u otros para las paredes. Lo más habitual es pintarlas de blanco y otras tonalidades neutras, ya que ayudan a agrandar visualmente el espacio y reflejan gran cantidad de luz. Sin embargo, existen infinidad de colores o combinaciones a elegir.

Los tonos amarillos, rojizos y terracotas aportan calidez a la estancia, convirtiéndola en un lugar acogedor. Por su parte, los verdes y azules, entre otros, dan una imagen fría y distante a la habitación, pero a su vez, tan contagian alegría. Todos ellos, combinados con otros colores del mismo ramo o con el blanco, crearán un contraste sorprende y realmente agradable.

Si lo que nos gusta es estar siempre a la última, las tendencias para este 2010 señalan como protagonistas a los turquesas, fucsias, violetas, verdes y negros. Colores vivos, fuertes y puros que nos alegrarán la vida.

Las técnicas más auténticas

Muchas son las técnicas posibles a la hora de pintar una superficie. Algunas de ellas resultan poco conocidas y, sin embargo, proporcionan unos resultados espectaculares. Entre estas encontramos las siguientes:

- Esponjado: ideal para superficies grandes, ya que crea efecto de luz y de sombras. Se aplica mediante ligeros golpecitos con una esponja humedecida.

- Lacado: consiste en aplicar un barniz con laca o esmalte en paredes totalmente lisas. Éste otorga un acabado liso y suave al tacto.

- Cuarteado: Con esta técnica obtenemos un acabado con efecto de agrietado y antiguo. Se consigue utilizando dos pinturas o barnices con diferente disolvente (agua y aguarrás), una acrílica y otra grasa.

- Aguado: como su nombre indica, la pintura tendrá un alto porcentaje de agua, por lo que será casi translucida y con poca consistencia. Con ésta, obtendremos un efecto de pintura lavada.

- Trapeado: consiste en aplicar la pintura con una brocha y luego extenderla con un trapo arrugado. Es muy utilizada en superficies con imperfecciones, y permite la aplicación de diferentes tipos de pinturas (al agua u oleosas).

- Estarcido: es la técnica a utilizar a la hora de imprimir dibujos, estampas... en las paredes. Para realizarla, utilizaremos una plantilla recortada con la figura a estampar sobre la superficie.


- Peinado: necesitaremos dos tonalidades diferentes de pintura y un peine de goma. Al pasar éste por la capa superior de pintura, quedará un dibujo en ésta y podremos ver el tono de fondo. Permite trazar ondas, zigzags y otros diseños.

Usos y motivos creativos

La pintura, no sólo nos ayuda a darle un aire nuevo hasta hogar, con ella y nuestra imaginación, podemos lograr unos nuevos y prácticos usos. Así, podemos combinar las técnicas y los acabados para lograr efectos tan impactantes como los que proporcionan las pinturas murales, ocupando paredes enteras de la casa.

Una forma más discreta de decorar mediante la pintura son las cenefas, que no sólo visten nuestras paredes, si no que, además, pueden hacer la función de zócalo. Una opción realmente original es la de añadir pequeñas figuras decorativas o relieves acompañando a la cenefa.

Los estampados de rayas, rombos o cuadros pueden dar una imagen divertida a algunas estancias, además de ayudar en ocasiones a alargar o ensanchar espacios como el pasillo. Pasillos, recibidores o cualquier otra estancia de la casa puede lucir de manera distinta gracias a la combinación de vinilos y pintura, o de pintura a juego del papel pintado de una pared colindante.

Son muchas las opciones. Demuestra tu creatividad y sorprende.


Fuente: http://www.tusmetros.com

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo